Saltar al Contenido Principal

Ministerio de Planificacion Presidencia Secretaría de Energía de la República Argentina

Ubicación:  -> Consejos para la Escuela y el Trabajo

Consejos para la Escuela y el Trabajo

 La Oficina y la Escuela

 
 El Ahorro de Energía en la Escuela


Hoy en día, dado el nivel de los avances en el área de la informática, la mayoría de las empresas, y gran parte de las escuelas, tienen un cierto número de computadoras, resultando que suele haber una PC por empleado en gran parte de las oficinas. Por otra parte, son cada vez más comunes las impresoras, fotocopiadoras, escáneres, faxes, proyectores, y demás equipos indispensables para las necesidades de una oficina bien equipada. Consecuentemente, la cantidad de energía que consume en la actualidad una Pyme, por no citar ejemplos de multinacionales, en las cuales los requerimientos energéticos resultan altísimos, es cada vez mayor, en especial si se tiene en cuenta, además, el consumo de luz. Por lo tanto, es indispensable aplicar distintos métodos de ahorro de energía. En el caso de los equipos de oficina mencionados anteriormente, puede efectuarse una disminución importante del consumo con tan solo apagar los equipos que no están siendo utilizados, especialmente si se dejan de utilizar por períodos de tiempo mayores a media hora. Vale recordar que el monitor de las computadoras es el componente que mayor consumo conlleva, con lo cual, es muy útil el apagarlo mientras no se lo vaya a necesitar. Los equipos que tengan funciones de ahorro, como por ejemplo los “Energy Star” resultan muy efectivos a la hora de disminuir el consumo energético, puesto que permiten estados de bajo consumo cuando no están siendo utilizados.
Hay 3 tipos de modos de funcionamiento de los equipamientos de oficina, en cada modo, varía ampliamente el nivel de consumo; los mismos son: el modo normal, el modo en espera (Stand By), y el modo en ahorro de energía.
Otra de las opciones viables para el ahorro energético es adquirir equipos con materiales reciclables. De este modo, en lugar de reemplazar todo un equipo, pueden restaurarse los anteriores por medio del recambio de alguno de sus componentes, por ejemplo, los cartuchos recargables en impresoras.